¿Cómo ser un buen conductor? Sigue estos 10 tips infalibles

Conoce todas las claves sobre cómo ser un buen conductor y cuáles son las buenas prácticas que debes seguir cada vez que te pongas frente al volante.

¿Cómo ser un buen conductor? La importancia de la convivencia vial en las calles

Año tras año, la imprudencia de los conductores y sus malos hábitos al volante cobran miles de vidas en accidentes de tránsito. De hecho, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 1.3 millones de personas mueren anualmente en siniestros viales, y unos 50 millones resultan heridos y con discapacidad en diversos niveles.

Por su parte, en México, que ocupa el séptimo lugar en muertes causadas por accidentes de tránsito (según datos del Instituto Nacional de Salud Pública) las cifras son claras: más de 340,400 accidentes de tránsito en el año 2021, 82,400 heridos y más de 4,400 fallecimientos en todo el territorio nacional.

Los estados que más fallecimientos tuvieron en ese periodo, causado por accidentes viales, son: 

  • Estado de México: 407
  • Michoacán: 255
  • Jalisco: 297
  • Nuevo León: 274
  • Sinaloa: 289
  • Chihuahua: 327

Entre las principales causas de siniestros viales en México están las distracciones, la conducción en estado de ebriedad y la falta de mantenimiento preventivo a los vehículos automotores. Como ves, el factor humano es el principal responsable de estas situaciones de riesgo.

Por eso, con el fin de lograr reducir los siniestros de tránsito y brindar más tranquilidad a todos los usuarios de la vía pública, cada entidad federativa cuenta con un reglamento de Tránsito, que busca establecer normas de buena convivencia vial dentro de los municipios de su jurisdicción.

Pero ¿cómo ser un buen conductor? En este artículo te presentamos algunas recomendaciones que son esenciales para mejorar la convivencia vial y tu propia experiencia de conducción.

¿Por qué debería ser un buen conductor? Descubre los beneficios

Saber conducir es mucho más que hacer andar un vehículo, también es entender cómo funciona la interacción con los demás usuarios de la vía pública y actuar de acuerdo con la normativa vigente y el sentido común, dos aspectos que son básicos para una buena convivencia vial.

Sin embargo, la idea de ser un buen conductor no es solo evitar las multas y sanciones asociadas a comportamientos imprudentes al volante, también ofrece una serie de beneficios para los conductores y todos quienes transitan cerca de ellos, por ejemplo: 

  • Disminuye el número de accidentes de tránsito en las calles.
  • Se reduce el número de víctimas fatales en los siniestros viales.
  • Ofrece más fluidez en las vías, debido a la reducción de atochamientos provocados por accidentes de tránsito.
  • Protege a los usuarios más vulnerables de la vía pública, que son los peatones, ciclistas y motociclistas, en ese mismo orden.
  • Mejora la experiencia de viaje y la convivencia entre todos los ocupantes de la vía pública.

Por esta razón, es fundamental que, antes de ponerte frente al volante, sepas bien qué se considera un mal conductor y qué hacer para convertirte en uno bueno, que pueda manejar un vehículo automotor sin poner en peligro a las demás personas ni a sí mismo. Todo esto y más, lo verás en los próximos apartados.

¿Cómo ser un buen conductor? Evita cometer estos errores comunes entre los automovilistas

Cómo ser un buen conductor

Ser un mal conductor es más fácil que ser uno bueno; de hecho, existen muchísimas malas prácticas entre los conductores, que ponen en riesgo la seguridad pública en las calles.

En este listado, te presentamos algunos de los errores más comunes de los automovilistas en México, para que los sepas reconocer y evitar siempre que estés manejando.

  • Conducir usando el teléfono u otros aparatos: Contestar una llamada o un texto exige gran parte de tu concentración, por lo tanto, es más difícil poner atención a las condiciones del camino y del tráfico vehicular.
  • No usar el cinturón de seguridad: Lleva más de 70 años salvando vidas y, cada año, se estima que evita unas 100,000 muertes en todo el mundo. No te olvides de usarlo y pídele a tus acompañantes que también lo hagan. ¡Es por el bien de todos!
  • Transitar con las luces del auto apagadas: En condiciones adversas de visibilidad, como en horarios nocturnos y climas lluviosos o con mucha niebla, es necesario usar las luces del auto para que los demás conductores puedan verte.
  • Exceder los límites de velocidad: Uno de los factores que más influye en los accidentes de tránsito es el exceso de velocidad, por eso, la normativa vigente establece máximos permitidos en cada zona y es tu obligación conocer y seguir estas indicaciones.
  • Conducir en estado de ebriedad: El alcohol y otras sustancias narcóticas, psicotrópicas o alucinógenas son responsables de al menos un 30% de los fallecimientos en accidentes de tránsito en México.
  • Distracciones: Cuando estás manejando, es necesario tener todos los sentidos puestos en la conducción. Existen demasiadas distracciones que pueden aparecer en el camino y que son factores de riesgo para todos los usuarios. 
  • No observar los espejos retrovisores: Muchas personas tienen la mala costumbre de conducir sin checar los espejos retrovisores o solo usan el izquierdo, olvidándose completamente del espejo derecho, que es esencial para garantizar la buena visibilidad del conductor en el entorno por donde transita.
  • No respetar las normas y señales de tránsito: Esta es la causa número uno de las multas por infracciones de tránsito y, para evitarlo, es necesario que conozcas los reglamentos viales que rigen en tu estado o municipio. Algunas de las señales más importantes son los semáforos, señales de Pare, pasos peatonales, zonas de estacionamiento, etc.

Estas conductas, que definen fielmente el comportamiento de un mal conductor, en su mayoría son consideradas infracciones de tránsito, por tanto, ameritan la imposición de multas y otras sanciones que se contemplan en los respectivos reglamentos de tránsito. Pero no solo eso, otros peligros de ser un mal conductor son: 

  • Más probabilidades de accidentes de tránsito.
  • Más riesgo de fallecimiento en siniestros viales.
  • Peligro de daños a los bienes materiales de otras personas y en el vehículo del propio conductor.
  • Gastos por reparaciones y responsabilidad civil.
  • Eventuales procesos judiciales contra el infractor.

¿Cómo ser un buen conductor? 10 tips que tienes que recordar siempre

Si quieres reducir los riesgos al volante y aportar con un granito de arena para mejorar la seguridad en la vía pública, aquí verás una serie de recomendaciones que te permitirán tener una mejor convivencia vial, tener tu auto siempre en regla y cumplir con todas tus obligaciones vehiculares, tal como lo establecen los respectivos reglamentos y leyes de Tránsito.

1. Conoce el reglamento de Tránsito de tu estado

Cómo ser un buen conductor

Conocer las reglas básicas para conducir en cada una de las entidades federativas y apegarse fielmente a ellas mientras manejas tu vehículo es fundamental para brindar protección a todos los ocupantes de la vía pública. 

Es por eso que cada administración estatal ha desarrollado sus propias normas de tránsito, que se aplican bajo su jurisdicción y que se han plasmado en los respectivos reglamentos de tránsito de orden estatal y federal. En estos, se establecen las reglas de buen comportamiento al volante, las sanciones por infracciones viales y trámites vehiculares obligatorios.

A continuación, te dejamos un listado de todos los reglamentos o leyes de tránsito que operan en México, estado por estado: 

2. Mantén tu auto en buenas condiciones

Cómo ser un buen conductor

El mantenimiento preventivo y correctivo son prácticas de cuidado del vehículo que no puedes olvidar hacer si eres propietario de uno, pues esto ayuda a estar al tanto del estado actual de la unidad y reaccionar a tiempo cuando es necesario reparar o reemplazar uno de sus componentes. 

Cada fabricante determina con qué frecuencia es necesario realizar el mantenimiento de los modelos que lanza al mercado. En general, una primera revisión se debe llevar a cabo a los 5,000 km y, luego de eso, se requiere revisar cada 10,000 km recorridos, momento en que se revisan aspectos como:

  • Niveles de líquidos.
  • Estado y posición de las llantas.
  • Faros del vehículo.
  • Sistemas de seguridad.
  • Funcionamiento de los pedales.
  • Otros.

3. Cede el paso cuando corresponda

Cómo ser un buen conductor

Ceder el paso es mucho más que una muestra de cortesía. Se trata de una obligación que tienen los automovilistas en determinadas condiciones que están establecidas en los reglamentos de Tránsito de cada entidad federativa. 

Por ejemplo, en el Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México se define la preferencia de paso como la ventaja que se le da a un usuario de la vía para hacer una maniobra específica en algún punto de convergencia de distintos flujos de circulación. 

En este sentido, algunos de los puntos donde debes ceder el paso siempre son: 

  • Frente a una señal de Ceda el Paso.
  • Frente a un semáforo que indica rojo.
  • Cuando el espacio al otro lado de un cruce no es suficiente para posicionarte sin obstaculizar el paso de otros usuarios de la vía perpendicular.
  • Cuando te vas a incorporar a una vía primaria desde una secundaria. 
  • Cuando estás en una intersección y quieres doblar a la izquierda.
  • Al ingresar a una glorieta
  • En las vías con reducción de carriles cuando vas circulando por el carril que se reduce.

4. Lleva todos tus documentos obligatorios

Cómo ser un buen conductor

Cuando estás manejando un vehículo, es necesario llevar algo más que solo la identificación. Los documentos obligatorios para todos los conductores pueden variar dependiendo del estado en que transites, pero en general son los siguientes: 

  • Licencia de conducir o permiso para conducir.
  • Placas de rodamiento frontal y posterior.
  • Tarjeta de circulación.
  • Constancia y calcomanía de la verificación de emisiones contaminantes.
  • Póliza de seguro de responsabilidad civil vigente.

Considera que la falta de cualquiera de estos documentos obligatorios amerita la imposición de sanciones por parte de la autoridad, incluso algunas de ellas incluyen la remisión del vehículo a corralones hasta que el conductor solucione la falta que originó dicha sanción. 

5. Guarda la distancia de seguridad

Cómo ser un buen conductor

La distancia de seguridad se refiere al sano distanciamiento que se debe mantener entre un vehículo y otro para evitar situaciones de riesgo como choques por alcance, deficiencias en la visibilidad y dificultades para moverse libremente por la calzada. 

Algunos dicen que basta con que alcances a mirar la placa del auto que va delante de ti, otros que deberías alcanzar a ver sus ruedas traseras, pero lo cierto es que depende del contexto. Así, mientras más rápido vayas, mayor es la distancia de seguridad que debes guardar, y esta aumenta si las condiciones climáticas son adversas.

Además, considera que el tiempo de respuesta de una persona ante una emergencia es de 0.75 segundos, pero esto aumenta si estás cansado o en estado de ebriedad, por eso la distancia de seguridad es clave si quieres ser un buen conductor.

6. Cinturón de seguridad y bolsas de aire

Cómo ser un buen conductor

Los elementos de seguridad incorporados en los vehículos automotores son esenciales para la seguridad de sus ocupantes, pues pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Entre ellos, el cinturón de seguridad y las bolsas de aire son dos de los más importantes a la hora de enfrentar un accidente de tránsito. 

De hecho, se estima que los cinturones de seguridad salvan unas 100,000 vidas anualmente en todo el mundo y funcionan como una primera protección para el conductor y los pasajeros, la cual evita que salgan eyectados por el parabrisas en casos extremos, por eso es que siempre debes tenerlo puesto mientras manejas. 

Asimismo, las bolsas de aire forman parte de este kit de seguridad y su función es amortiguar a los ocupantes del vehículo en una colisión frontal. Asegúrate de que esté activa y checa el indicador del estado de los airbags periódicamente para asegurarte de que funciona correctamente.

7. Descansa y aliméntate bien

El descanso es parte importante de en el camino para ser un buen conductor, porque una persona que ha descansado bien y se alimenta apropiadamente está en mejores condiciones para afrontar una urgencia o una situación que exija respuestas rápidas para evitar accidentes viales. 

De esta forma, además de las capacidades de respuesta que tenga el conductor, el buen descanso y la alimentación adecuada evitarán que te sientas fatigado en el camino o que te dé sueño antes de llegar a tu destino, lo cual puede ser tremendamente peligroso si estás al volante.

8. Usa correctamente las luces de tu auto: luces altas y bajas

Cómo ser un buen conductor

Otro elemento de seguridad que todo buen conductor debe conocer y utilizar cuando sea necesario son las luces del auto. En este sentido, todo vehículo viene con un sistema de luces incorporado, que incluye:

  • Luces frontales (altas y bajas).
  • Luces direccionales.
  • Intermitentes de emergencia.
  • Luces de freno.
  • Luz de retroceso.
  • Neblineros.

Según la normativa vigente, los vehículos que circulan en horario nocturno o en condiciones climáticas que lo ameriten deben circular con sus luces bajas encendidas.

En cuanto a las luces altas, estas se pueden utilizar en condiciones de visibilidad más extremas, siempre y cuando no molestes a otros conductores con el brillo de tus faros. 

Al contrario, conducir con las luces apagadas en la oscuridad se considera una infracción de tránsito y te hará merecedor de una multa.

9. Observa el tablero de instrumentos del vehículo

Cómo ser un buen conductor

Los testigos de tu auto tienen la función de avisarte sobre posibles fallas en el funcionamiento de la unidad, pero ¿sabes qué quiere decir cada uno de ellos? Esto puede marcar una diferencia entre una falla leve y una gran falla general que dejará tu vehículo en el mecánico y te obligará a desembolsar grandes cantidades de dinero.

En general, los testigos aparecen en 3 colores distintos, según la gravedad de la advertencia que representan:

  • Rojo: Significa que el vehículo tiene una deficiencia grave en algún dispositivo o mecanismo y no es recomendable manejarlo en esa condición.
  • Amarillo o ámbar: Quiere decir que el vehículo tiene una deficiencia en algún dispositivo o mecanismo y lo recomendable es atender el problema lo antes posible.
  • Verde: Los testigos de este tipo significan que los dispositivos y mecanismos funcionan de manera correcta. Por ejemplo, los testigos de las luces del auto.

Si quieres ser un buen conductor, ¡no te olvides de mirar el tablero del auto! Estas alertas visuales son esenciales para conocer el estado actual del auto y reaccionar a tiempo en caso de una falla importante, por eso debes checar frecuentemente para saber si todo va bien o si hay que detenerse. 

¿Comprarás un carro usado?
Consulta su historial de placas actualizado en el Informe Autofact
user-vehicle
Autofact

10. Controla tus emociones

Por último, de nada sirve que seas bueno manejando un auto o una moto si no sabes manejar tus emociones adecuadamente, en primer lugar. Cada día, nos enfrentamos a diversas situaciones de riesgo que te ponen alerta y te hacen subir los niveles de adrenalina en la sangre.

Pero ¡controla tus emociones! No puedes ir por la vida discutiendo y peleando con cualquier persona solo porque cometió un error o no te cedió el paso cuando debía, por ejemplo. A fin de cuentas, no es tu rol hacer justicia y solo te expondrás a riesgos innecesarios que te pueden llevar a tener problemas con la Ley.

En definitiva, ser un buen conductor no es una tarea tan compleja, pero requiere de toda tu voluntad para cumplir la normativa vigente y actuar en favor de una buena convivencia vial. Por eso, sigue los consejos que te dejamos a lo largo de este artículo y disfruta de una buena experiencia de conducción en México.

Compartir
Subir