¿Qué es el impuesto verde para vehículos en México?

Descubre cómo funciona el impuesto verde en la compra de vehículos nuevos, cuáles son los vehículos que deben cubrir este gravamen y en qué momento se paga.

¿Qué se entiende por impuesto verde para vehículos automotores en México?

917,315 vehículos automotores de todas las categorías ingresaron al parque vehicular de México entre enero y noviembre de 2022, una cifra que sigue creciendo cada año y generando diversas preocupaciones en las autoridades, como los embotellamientos característicos de las grandes ciudades en horas pico o los altos niveles de polución ambiental que aportan.

Con el fin de buscar soluciones para regular y mitigar el impacto del tránsito vehicular en nuestro entorno y en la calidad de vida de todos los habitantes del país, el Gobierno Federal ha aplicado el cobro de impuestos ambientales para automóviles, también conocidos como impuestos verdes.

En palabras simples, el impuesto verde para vehículos le pone un precio a la contaminación que emitirá la unidad durante su vida útil, con el fin de desincentivar el uso de combustibles fósiles, motivar la adopción de nuevas tecnologías que sean amigables con el medio ambiente e invertir lo recaudado en acciones para descontaminar el aire de las grandes ciudades.

Así, en la actualidad, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales establece que la clasificación de “impuesto verde” para automóviles o motocicletas considera los siguientes gravámenes

  • ISAN: Impuesto Sobre Automóviles Nuevos.
  • Tenencia: A cargo de las entidades federativas, algunas los sustituyeron y otras lo abolieron a partir del año 2013. Se calcula de acuerdo con el valor del vehículo, no a la contaminación que produce.
  • IEPS a las gasolinas y diésel: Impuesto especial sobre la fabricación, venta o importación de productos como gasolinas y diésel.

Pero ¿cómo funcionan estos “ecotributos”? ¿En qué momento se paga este tipo de impuestos? ¿Qué clase de vehículos están obligados a pagar impuesto verde en México? Descubre esto y más sobre el tema, a continuación.

¿Cómo funciona el impuesto verde para vehículos?

Dentro de los considerados “impuestos ambientales”, que mencionamos en la sección anterior, la Tenencia es una tarifa que se debe pagar anualmente, solo por el hecho de poseer un vehículo, aunque existen programas de exención para conductores que cumplan con ciertos requisitos mínimos.

En tanto, el Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS) es un valor que viene incorporado en el precio del combustible que compras en el día a día, por lo tanto, se te cobrará cada vez que necesites recargar el tanque de gasolina o diésel de tu auto o motocicleta.

Por último, está el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos, que, como su nombre lo dice, recae sobre el precio de los vehículos cero kilómetro, y se cobra al comprador en el momento de la enajenación de automóviles nuevos, no así en unidades de segunda mano, instancia en que se cobra el impuesto sobre la adquisición de autos usados.

¿Quiénes deben pagar el ISAN? Todas las personas, físicas o morales, que compren un vehículo nuevo, sin importar si se trata de un carro, moto, bus, camión, camioneta pick-up, o cualquier otro destinado a circular por la vía pública, deben cubrir el gravamen al momento de pagar la unidad en la agencia concesionaria. 

Impuesto verde: ¿Cómo se calcula el ISAN?

Para el cálculo del Impuesto Sobre Automóviles Nuevos, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales toma en cuenta el precio de venta de la unidad y los accesorios que forman parte de su equipamiento.

De esta forma, los contribuyentes deben hacer los pagos provisionales hasta el día 17 de cada mes en ejercicio para cubrir la compra de todos los autos nuevos que se hayan realizado el mes anterior. 

Este pago se hace a través de declaración presentada en la oficina autorizada para recaudación en tu estado de residencia, dentro de primeros 3 meses desde la fecha en que se hizo la compra del vehículo, excepto si se trata de una importación, en cuyo caso se deberá pagar en la Aduana, junto con el Impuesto General de Importación. 

Para la vigencia 2022, los valores de este impuesto verde quedaron así: 

  • Entre $313,163 y $375,795 (precio del carro): $6,263 de impuesto.
  • Entre $375,795 y $438,428: 9,394 de impuesto. 
  • Entre $438,428 y $563,693: 15,658 de impuesto. 

En este sentido, la Ley del ISAN, en su artículo 8, señala que están exentos del pago los vehículos que no superan los $272,471.43. Otras excepciones para el pago de este impuesto verde son:

  • Exportación definitiva de vehículos. 
  • Importación definitiva de vehículos que funcionen con baterías eléctricas.
  • Vehículos eléctricos con motor de combustión interna o de hidrógeno. 
  • Importación de automóviles en franquicia o con acuerdos internacionales de la república mexicana.

Beneficios de los impuestos verdes que recaen sobre la compra de carros nuevos

Los impuestos ambientales ofrecen un sinnúmero de beneficios para la comunidad y para el planeta, en general, pues permiten reducir la contaminación del aire y brindar una mejor calidad de vida a todos los usuarios de la vía pública. 

Además, otras ventajas que vale la pena destacar son: 

  • Influye en la decisión de compra, al incentivar el consumo de diferentes tecnologías y automóviles más amigables con el ambiente.
  • Genera consciencia sobre el cambio climático y la importancia de tomar acción para detener los efectos negativos del tránsito vehicular en el medio ambiente.
  • Promueven el ahorro energético y el uso de fuentes renovables.
  • Desalienta los comportamientos no ecológicos. 
  • Incentiva la innovación tecnológica de los fabricantes en energías más limpias
  • Generan una importante recaudación para programas ambientales.

Vale destacar que, en 2022, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público proyecta una recaudación de 12,113 millones de pesos para el erario público, con ingresos mensuales de unos 1,000 millones de pesos, aproximadamente.

Estos ingresos, por cierto, son invertidos en programas o acciones gubernamentales tendientes a la descontaminación de los grandes polos de desarrollo urbano, en especial en los que se refiere a la polución producida por el funcionamiento de los motores de combustión interna.

¿Comprarás un carro usado?
Consulta su historial de placas actualizado en el Informe Autofact
user-vehicle
Autofact

¿Hay alguna forma de evitar el pago de impuesto verde al comprar un carro?

La electromovilidad en la industria automotriz y su creciente oferta de autos eléctricos están abriendo una real oportunidad para adquirir una unidad de cero emisiones, con lo cual tendrás la oportunidad de movilizarte de manera más limpia, y evitar así el pago de impuesto verde al comprar un carro o una moto. 

En este sentido, a pesar de que el mercado de vehículos eléctricos todavía representa una ínfima parte del total de ventas anuales de coches nuevos, es importante que sepas que cuenta con varios beneficios para quienes los prefieren, como por ejemplo: 

1. Los modelos de vehículos que incorporan un sistema híbrido o eléctrico no pagan impuesto verde ISAN.

2. Si se trata de vehículos de carga, cuentan con un 20% de descuento en peajes y tarifas preferenciales para la recarga de vehículos eléctricos en domicilio.

3. Instalación gratuita de medidores independientes para la recarga de vehículos eléctricos, lo que permite ahorrar un 40% en el consumo.

4. No deberán pagar el Impuesto sobre Tenencia de Vehículos (en la Ciudad de México).

5. Tampoco será necesario pagar los derechos correspondientes por servicios de control vehicular. Solo requiere la renovación de la calcomanía cada 8 años y una verificación vehicular tradicional (en la Ciudad de México). 

6. Reduce la dependencia de combustibles fósiles y el gasto que implica cargar de gasolina el tanque de tu carro. 

7. Permiten recaudar una parte importante del presupuesto de la nación, el cual se invierte en acciones para luchar contra la contaminación provocada por los autos. 

Por último, recuerda que si tienes un vehículo híbrido que no fue dado de alta como tal, deberás acercarte a la Secretaría del Medio Ambiente obtener un comprobante que señale que el auto es híbrido y, por tanto, no está obligado a pagar impuestos verdes.

Compartir
Subir