Cómo manejar estándar: Instrucciones para auto y moto

Manejar un estándar no es tan complicado como parece. Es bueno que tomes ciertos resguardos a la hora de aprender a conducir un estándar. Si practicas y mantienes la calma se te hará más fácil.

Cómo manejar un carro estándar

Si bien conducir puede ser simple, necesita que pongas atención en varios aspectos y que al mismo tiempo pongas a prueba, tu visión, reflejos y coordinación, entre otras habilidades.

Acelerar, frenar, retroceder, doblar son todas acciones donde necesitas de la caja de cambios, si no el coche estaría en punto muerto. Los coches automáticos serán materia de otro post, porque ahora nos enfocaremos en los carros estándar que son algo más complejo de conducir.

5 consejos para conducir un estándar

Si vas a aprender a manejar que sea en un carro estándar, puesto que, si lo haces en uno automático, podrías tener ciertas restricciones en tu licencia de conducir.

A la vez, manejar un estándar ayuda a que uno conozca más el vehículo y se familiarice con sus funciones, puesto que en los automáticos solo aceleras, volanteas y frenas.

1. Ajusta el asiento a la posición adecuada

Regula la distancia y la altura del asiento, debes poder ver bien hacia delante, alcanzar los pedales sin estirar las piernas al máximo y tener también buena visibilidad hacia los espejos retrovisores.

Luego, verifica si está puesto el freno de mano y pisa el embrague para dejar el carro en punto muerto. Cuando lo hagas dale arranque al vehículo. Ponte el cinturón de seguridad.

Si es la primera vez que lo enciendes en el día, calienta un poco el motor. Hay quienes creen que un coche moderno no necesita de calentarse, algo que es completamente falso. Hasta los mejores deportistas hacen un calentamiento previo antes de correr al máximo; con los coches es igual.

2. Los pedales del coche

Por si no estabas seguro, en un carro estándar el pedal izquierdo es el embrague, el central es el freno y el de la derecha el acelerador.

En punto muerto dale arranque al coche. Cuando hayas calentado el motor un par de minutos, pisa el clutch nuevamente y pon primera. Esta es la parte más complicada para quienes están aprendiendo.

Al mismo tiempo que aceleras constante y levemente empieza a quitar el pie del embrague. Al principio lo harás de forma dubitativa y muy lento, después lo harás todo automáticamente, casi sin pensar, pero hay que practicar.

En algún momento, mientras sueltas el clutch podrás sentir dos cosas, que el auto comienza a moverse o que empieza a tiritar o vibrar. Si está haciendo esto último te falta acelerar un poco más y conseguirás comenzar a andar.

Por el contrario, si notas que se está moviendo, entonces vas bien, ya estás comenzando a manejar.

3. ¿Cuándo hay que hacer los cambios?

Saliste en primera y estás andando, pero tu coche probablemente está gritando, es cosa de escucharlo y sentirlo. Eso sucede porque la primera marcha es una marcha lenta, de muchísima fuerza, pero poca velocidad.

En la gran mayoría de los coches hay que pasar a segunda bastante rápido y tercera también; conforme avanzas hasta llegar a quinta o sexta se hace cada vez más extenso el período de un cambio para otro.

Cuando hayas salido en primera y notes que tu auto está gritando a unas 3.000 o 4.000 rpm, mientras sigues avanzando lento, es hora de pasar segunda. En ese momento y en fracción de segundo, suelta el acelerador y pisa el embrague con tu pie izquierdo, pasa segunda y suelta el embrague al mismo tiempo que vuelves a pisar el acelerador.

A diferencia de la salida en primera, los demás pasos de marcha son más rápidos y fluidos. Como el coche va andando, si pasas los cambios cuando apenas comenzó a gritar, no deberías sentir nada o apenas un tirón que irás quitando conforme practiques.

Si viste Rápido y Furioso o 60 segundos, hay escenas donde muestran cómo mueven los pies al pasar de marcha. En el siguiente video podrás ver una escena de Rápido y Furioso 2.

Te remarcamos que debes respetar las leyes del tránsito y los límites de velocidad. La película es ficción y solo te mostramos para que veas cómo pasa de cambios un conductor experto.

4. ¿Cómo frenar correctamente?

Frenar es muy importante y hacerlo bien es vital. Ya que hablábamos de las marchas hay algo que debes saber. Cuanto más avanzas en la caja de cambios, ganas velocidad y pierdes torque; por el contrario, en las primeras marchas hay mucho menos velocidad y más torque.

Dicho eso, las marchas bajas ayudan a enganchar en las pendientes y a frenar, sobre todo cuando hay que detenerse por completo en una carretera de velocidades extraurbanas. Es decir, las marchas bajas ayudan a los frenos a controlar la detención del coche.

Si vas en quinta por una carretera de 80 km/h y tienes que frenar porque hay un Pare o línea del tren, por ejemplo, entonces baja a cuarta antes de llegar a donde debes parar y comienza a frenar, si notas que el coche sigue muy fuerte, baja nuevamente a tercera y vuelve a pisar el freno.

Dos cosas son fundamentales en este punto. Una buena frenada nunca debe ser cargando todo el peso del cuerpo en el pedal, sino que es paulatina y gradual. Lo otro es que, al bajar de marchas, mientras pisas el embrague, estás dejando el auto en punto muerto, lo que podría complicar la maniobra.

Un carro en punto muerto a gran velocidad no está traccionando con el pavimento, puesto que sus ruedas van liberadas. Si demoras demasiado en bajar una marcha podrías perder el control del carro. Nunca llegues a una frenada a alta velocidad con el coche en punto muerto.

En una frenada normal, solamente debes estar atento que no venga nadie muy pegado atrás de ti, tomar el volante con ambas manos, frenar de forma suave, pero gradual, con la marcha aún puesta. Cuando empiezas a perder la mayoría de la velocidad puedes pisar el embrague para terminar la maniobra.

Luego de eso, pon punto muerto y espera para seguir andando. Nunca esperes con el clutch pisado y la marcha puesta, eso deteriora prematuramente hasta al mejor de los embragues.

5. Salir en pendiente

Una de las acciones más temidas por los principiantes es salir en pendiente con un coche estándar. Tranquilo, la verdad no es tan terrible como parece, ni tampoco tan difícil, la clave es conservar la calma.

Como es una maniobra considerada difícil de aprender por la mayoría, sería bueno que lo practicaras, igual que estacionar correctamente.

Si estás en una pendiente, lo ideal es que estés en punto muerto y con el freno pisado para que el auto no se vaya ladera abajo. Cuando te toque salir debes hacer el movimiento rápido, pero no te estreses, no es una caída libre, es solo una pendiente en el asfalto.

Nunca sueltes el freno hasta que tengas que sacar el pie derecho del freno para acelerar. Pisa el embrague, pon primera y acelera el coche. Si te da confianza, da algunas aceleradas con el embrague pisado y el freno de manos puesto para que veas cuánto necesitas acelerar en ese momento.

Cuando te sientas listo, suelta el freno de mano y levanta el pie del pedal del freno y al mismo tiempo pisa el acelerador. Si no puedes y el coche se va hacia atrás y te hace frenar, entonces te puedes ayudar con el freno de manos.

En la pendiente pon el freno de mano y suelta lentamente el pedal del freno para verificar que quedó enganchado en la ladera. Con el coche inmovilizado, puedes comenzar la maniobra. Pisa el embrague, pon primera y comienza a acelerar mientras sueltas el clutch, acelera un poco más y anda soltando la palanca del freno de manos mientras sigues acelerando y soltando el embrague.

Si lo haces bien el coche saldrá sin problemas de esa situación.

¿Comprarás un carro usado?
Consulta su historial de placas actualizado en el Informe Autofact
user-vehicle
Autofact

¿Cómo conduzco una moto estándar?

El principio de conducción de las motos estándar y los coches son los mismos. Se necesita usar el clutch para pasar de marchas, salir en primera y terminar una frenada.

Eso sí hay algunas diferencias sustanciales. En las motos el embrague está en la mano izquierda, en lugar del pie izquierdo; las marchas en el pie izquierdo, en lugar de en la mano derecha en los coches; y por último cuenta con freno delantero y trasero.

El freno delantero, ubicado en tu mano izquierda es el que recibe la mayor carga en cada frenada. Sea para detenerse en un semáforo o antes de entrar a una curva. De ahí que se explica, el por qué muchas motos traen frenos de disco adelante principalmente.

El freno trasero debe ser un apoyo a la frenada. Al final del movimiento y después de que apretaste el clutch para terminar la frenada, presiona el freno trasero que está en tu pie derecho. Ahí terminas la frenada compensando el centro de gravedad de la moto que se había inclinado hacia delante al comenzar la frenada.

En las motos entonces, aprietas el embrague, pones primera, que normalmente es hacia abajo con tu pie izquierdo y luego comienzas a salir acelerando con tu mano derecha y soltando el embrague. Al igual que los coches, si la maniobra es buena la moto se empezará a mover, si falta aceleración comenzará a vibrar o a tender a apagarse.

Normalmente, las motos tienen 5 cambios, siendo el primero de ellos hacia abajo y el resto hacia arriba. El punto muerto se encuentra entre la primera y segunda marcha. Eso sí, hay otras motos que usan todas las marchas hacia abajo. En estos casos suelen ser motos con 4 marchas.

Compartir
Subir