Responsabilidad solidaria del propietario de un vehículo

Entérate de qué es la responsabilidad solidaria en términos de multas de tránsito y cuáles son las situaciones que te podrían convertir en un deudor solidario.

¿Qué es la responsabilidad solidaria en multas de tránsito?

La responsabilidad solidaria es una figura regulada por el Código Civil, que describe la obligación o compromiso adquirido por una persona a nombre de un tercero que cuenta con una deuda frente a un acreedor, el cual está facultado para exigir el pago comprometido a este codeudor.

En este sentido, si se trata de multas de tránsito, el deudor solidario pasa a ser una suerte de garantía frente a la entidad a encargada del control vehicular en cada una de las entidades federativas, de tal forma que adquiere, oficialmente, el mismo nivel de responsabilidad que el deudor principal.

Pero ¿es lo mismo ser deudor solidario que aval o fiador? No, se trata de figuras distintas, todas válidas bajo la normativa actual del país, pero con algunas diferencias, que puedes conocer a continuación: 

  • Aval: Es un concepto relacionado con el comercio, por eso es muy utilizado en materia crediticia. En este caso, una persona se compromete a pagar lo adeudado, en caso de que el deudor principal no lo haga.
  • Fiador: No se relaciona con el comercio, sino que es parte del Código Civil. Es un término utilizado para referirse a una persona que se compromete a pagar un adeudo en caso de incumplimiento por parte del deudor, pero en materia de multas u otras obligaciones, como las vehiculares. A diferencia del aval, la fianza es accesoria, por lo que no se adquiere el mismo nivel de responsabilidad.
  • Deudor solidario: Es la figura más compleja, pues quien tiene la responsabilidad solidaria está obligado a cubrir el 100% de lo adeudado en caso de multas de tránsito impagas, por lo cual, el organismo que gestiona estas sanciones puede reclamar el pago directamente al deudor solidario, quien no tendrá otra alternativa que no sea cumplir con dicho compromiso.

En síntesis, las tres figuras representan una obligación para el garante, pero en el caso del deudor solidario, el mandato es más estricto porque, incluso si el deudor principal está al corriente con sus pagos, el solo hecho de incumplir alguna parte del trato facultará a la entidad a cobrar todo por concepto de responsabilidad solidaria.

¿Qué dicen las leyes de Tránsito sobre la responsabilidad solidaria?

Como ves, la responsabilidad solidaria aplicada a las multas de tránsito funciona como una garantía que le asegura a la Administración Pública que las responsabilidades adquiridas por un conductor o propietario de vehículo automotor por concepto de infracciones de tránsito serán cumplidas, es decir, que las multas vehiculares serán cubiertas.

Por cierto, esto aparece mencionado en las leyes y reglamentos de Tránsito de algunos estados de México, aunque no en todos, por lo que en este post se centra en las legislaciones de algunos estados donde sí se habla de responsabilidad solidaria.

Para comenzar, el Código Civil Federal, que rige en todo el territorio nacional, sostiene que cuando hay deudores solidarios, el acreedor puede reclamar el pago total o parcial de lo adeudado. Esto, aplicado a las multas de tránsito, significa que, si compras un carro usado, podrías terminar pagando las faltas de propietarios anteriores.

Tal como lo muestra el Reglamento de Tránsito del Estado de México, en su Artículo 30:

“Cuando el propietario de un vehículo transfiera la propiedad a un tercero, deberá hacer el trámite de cambio de propietario para quedar liberado de la responsabilidad que supone el vehículo, de manera preventiva. A su vez, el adquirente deberá realizar su parte del cambio de propietario en un plazo de máximo 30 días, a fin de obtener la tarjeta de circulación respectiva”.

Por su parte, el Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México no recoge el concepto de responsabilidad solidaria de las multas de tránsito, pero no significa que no se aplique.

En general, en este tema, las administraciones estatales se rigen por lo que dice el Código Civil Federal, por eso es que, en muchos reglamentos de tránsito, no se menciona.

De hecho, en la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, que rige para todo México, tampoco se menciona la figura del deudor solidario en multas de tránsito, mientras que la mayor parte de los reglamentos estatales siguen la misma línea.

En definitiva, a pesar de que no ser un tema regulado por las leyes de Tránsito de las distintas entidades federativas, hay que tener claro que es una figura que existe y que podría tocarte a ti ser el deudor solidario de alguien más, con toda la responsabilidad que ello conlleva.

¿En qué casos puedo ser deudor solidario de una multa de tránsito y cuáles son las desventajas?

responsabilidad solidaria

De acuerdo con la información recogida desde los reglamentos y leyes de Tránsito de las principales entidades federativas, comprar un automóvil usado con multas de tránsito impagas te convertirá, inmediatamente, en deudor solidario del anterior o anteriores propietarios del vehículo.

Esto significa que, si adquieres un vehículo usado que tiene multas de tránsito pendientes en cualquiera de las entidades federativas, podrías terminar pagando de más, ya que las infracciones quedan anotadas con la placa del carro o moto en cuestión, y pasan a ser responsabilidad del nuevo dueño.

En consecuencia, algunas de las desventajas principales que recaen sobre el deudor solidario son las siguientes: 

  • Pagar más de lo acordado con el vendedor del coche, puesto que habrá que cubrir la/las multas pendientes.
  • Probable remisión del vehículo a corralones en algunos estados, como es el caso de Ciudad de México, donde se aplica esta sanción por multas pendientes hace más de 30 días.
  • Problemas para realizar la verificación vehicular, ya que estar en regla por multas de tránsito y otros adeudos es una condición para llevar a cabo el trámite.
  • Pérdida de tiempo en trámites para poner al día los documentos del carro.
  • Recargos e intereses por pago extemporáneo.
  • Eventual embargo del bien por adeudo del propietario anterior.

Por esta razón, un paso clave que tienes que dar antes de efectuar la compraventa vehicular es revisar los antecedentes del carro y checar si tiene multas impagas u otros gravámenes que podrían complicar la transferencia de la propiedad o convertirse en una carga para el comprador.

¿Comprarás un carro usado?
Consulta su historial de placas actualizado en el Informe Autofact
user-vehicle
Autofact

¿Cómo evitar caer las obligaciones de un deudor solidario?

Si tienes los datos básicos de identificación del vehículo, como su número de placa o número VIN, puedes anticiparte a este tipo de problemas y verificar si existen adeudos asociados al vehículo que deseas comprar, así podrás exigir al vendedor que cubra esa cantidad, negociar que se rebaje del valor del carro o, si este se niega, buscar otras ofertas.

Para consultar las multas de tránsito de un vehículo usado que se encuentra en venta, cada estado tiene una plataforma en línea, donde puedes checar si existen multas por infracciones de tránsito registradas bajo su jurisdicción. Estos portales de acceso público son los siguientes: 

Considera que, en la mayoría de los portales de consulta que te dejamos en el listado anterior, se solicita el número de placas, número de la boleta de notificación de las multas o el número de serie del documento que se expide al cursarse la infracción.

No obstante, existe una forma aún más fácil y rápida para conseguir la información de un vehículo usado que se encuentra en venta: descargar el Informe Autofact.

Este completo reporte recopila datos de distintas fuentes oficiales para mostrarte, en un formato sencillo y detallado, todo lo que necesitas saber antes de tomar la decisión final.

Los datos más importantes que puedes consultar en el Informe Autofact son los siguientes:

  • Datos básicos del vehículo: Como el número de placa vigente, la clase de auto, el año de fabricación, marca, modelo, versión y VIN.
  • Estado del emplacado: Muestra en qué estado se encuentra registrado el carro.
  • Situación de impuestos y tenencias: Aquí podrás ver el estado de adeudos de tenencia del vehículo, un impuesto obligatorio antes de otros trámites, como el cambio de placas, verificación, entre otros. 
  • Historial de infracciones: Entrega información sobre las infracciones de tránsito detectadas con el número de placa en las distintas entidades federativas.
  • Reporte por robo: Datos de estas 4 fuentes oficiales: Procuraduría General de Justicia, Oficina Coordinadora de Riesgos Asegurados, Registro de Automotores de Procedencia Ilícita de la Ciudad de México y Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros.
  • Chatarrización: Aquí puedes comprobar si el vehículo tiene registro por chatarrización.
  • Seguro obligatorio vehicular: La caja muestra la situación actual del seguro obligatorio vehicular, así como su fecha de vigencia.
  • Información mecánica: Entérate de todas las características técnicas y de equipamiento que tiene este vehículo, incluyendo cilindrada, desplazamiento, número de puestas y otros datos complementarios. 

¿Todavía no conoces el Informe Autofact? Visita este ejemplo de informe y conoce todos los antecedentes que se incluyen en este completo reporte que facilitará tu compraventa vehicular. 

Compartir
Subir