Discos de freno: ¿Cuándo cambiarlos?

26 de marzo 2021

Periodista

Conoce más sobre los tipos de discos de freno, cómo detectar problemas y cuándo cambiarlos

Conoce en instantes el historial de un carro usado, con tu Informe Autofact

Ingresa la Placa del vehículo

El papel de los discos de freno en el auto

Los discos de freno son una parte esencial del sistema de seguridad del auto, su buen funcionamiento asegura un frenada eficaz, por ello es fundamental mantenerlos en buenas condiciones y saber cuándo cambiarlos.

En el mundo del automovilismo existen muchos tipos de disco de freno, algunos muy comunes y otros muy exclusivos y reservados para los coches más rápidos y poderosos, sin embargo, todos necesitan los mismos cuidados y precauciones para que duren más en el tiempo y funcionen adecuadamente.

¿Cómo funcionan los discos de frenos?

Estos discos siempre se encuentran en el interior de la rueda y se reconocen por el brillo metálico que se genera por estar siempre en fricción con las pastillas de freno. El disco se mueve de forma solidaria con la rueda, o sea, si la llanta gira, el disco de frenos gira junto a ella.

El disco de frenos actúa en conjunto con otros elementos llamados pastillas de freno, las que son como unas pinzas que, cuando el conductor pisa el pedal de frenos, hacen presión sobre el disco para que éste finalmente frene la rueda.

El desgaste de los discos de frenos

La fricción que se genera al momento de la frenada genera temperatura y desgaste de las piezas del sistema de frenos, lo que a largo plazo puede terminar en daños y pérdida de eficacia en el frenado. Los discos dañados suelen dar señales de anomalía a las que los conductores deben prestar atención. Algunas señales que se presentan son las vibraciones al frenar, frenado irregular, frenadas más largas, pedal rígido, entre otras.

Si notas alguna variación en el sistema del frenado, debes concurrir a un experto para evaluar el estado del sistema de frenos.

Tipos de discos de freno

Al cambiar los discos, deberás elegir entre variedad de modelos y marcas que ofrece el mercado, entre los que se encuentran los siguientes:

Discos sólidos: Son los discos más comunes, baratos de conseguir y se utilizan en los modelos más comercializados destinados al público general. Su forma es maciza y suele ser completamente metálica.

Discos ventilados: Estos discos están un poco más especializados y soportan más trabajo y exigencia, por lo que suelen equipar gamas de vehículos media y alta. Se caracterizan por tener surcos en el interior por donde circula aire, lo que permite enfriarlos mas rápidamente.

Discos perforados: Este formato agrega a las cavidades de ventilación perforaciones perpendiculares que quedan a la vista, formato que le otorga una mayor capacidad de enfriamiento y permite que las impurezas y residuos tengan vías de escape, mejorando la fricción entre el disco y las pastillas de freno.

Discos rayados: Esta variedad presenta dibujos en la zona de contacto que permiten evacuar las impurezas y residuos durante la frenada y, a diferencia de los perforados, este tipo de disco no pierde rigidez, ya que los rayados o dibujos son superficiales. También existen discos que combinan los rayados y perforados para lograr una mejor frenada.

Discos de materiales especiales

 Los discos más comunes y baratos de comprar suelen ser de hierro, material rígido pero que se lleva muy mal con el calor, pero para coches de calle comunes están muy bien.

Luego vienen los discos de hierro fundido, que suelen ser más resistentes y, además, al contar con diseños con ventilación, perforados y rayados, aumentan sus prestaciones considerablemente.

También están los discos al carbono, material que se combina con hierro fundido y obtenemos discos de freno de alta performance.

Finalmente están los discos de cerámico y carbono, que de acuerdo con los resultados en las pruebas que suelen realizar las marcas, son los mejores y se suelen utilizar en súper autos que necesitan disipar mucho calor al frenar.

¿Cuándo se deben cambiar los discos de frenos?

Las marcas generalmente recomiendan hacer el cambio de discos al mismo tiempo que las pastillas, para que en conjunto funcionen mejor y no corras riesgos de que el disco llegue a su delgadez mínima sin que te percates de ello.

También existe la posibilidad de rectificación del disco, proceso en el cual el disco se acomoda a una pastilla nueva. Sin embrago, las marcas no lo aconsejan ya que produce un adelgazamiento del disco lo que va comprometiendo su integridad ante una frenada de emergencia.

Finalmente, si debes cambiar tu disco consulta con tu experto de confianza y elige un disco de una marca reconocida, autorizada por el fabricante y un modelo que se ajuste a las indicaciones de la marca de tu carro. 

También te puede interesar: 

Convertir carro de gasolina a gas vehicular 

Qué tener en cuenta al momento de elegir tu primer auto 

¿Cómo arranco si mi carro se quedó sin batería?

Comentarios

Debe coincidir con el formato example@google.com

INFORME AUTOFACT

¡Únete a nuestros amigos en facebook!