¿Quién da más? Remates de autos usados

17 de septiembre 2019

Periodista externa
Valoración: 4.2 (5 votos)

Acudir a una subasta de vehículos puede permitirte adquirir una unidad a un muy bajo costo. ¿Qué aspectos se deben tener en cuenta para que la experiencia sea un éxito? Te lo contamos en el siguiente texto:

Revisa el historial básico de una placa con Autofact

Ingresa la Placa del vehículo

¿Qué es un remate de autos?

La subasta o remate consiste en la venta pública de un bien que se hace a la persona que haya hecho la puja más alta que el resto de los participantes.

El martillero o subastador se encarga de presentar los vehículos uno detrás de otro en un lote y dar inicio a la subasta ofreciendo un precio de salida para cada unidad.

Una vez que se presenta el vehículo, los asistentes interesados en el carro levantan el brazo, y cada vez que alguien ofrece una puja, el martillero va subiendo el valor hasta que el vehículo se adjudique al mejor postor.

¿Por qué se rematan los autos?

Los autos que se someten a subastas requieren venderse rápido y generalmente presentan alguna de estas características:

  • Han pertenecido a flotas de empresas o de organismos de gobierno y que necesitan ser rematados para renovar las unidades.
  • Han tenido algún defecto fábrica, descompostura por el uso o que derechamente hayan sufrido algún accidente.
  • Vehículos que una persona física o moral entrega a fin de que la rematadora los venda más rápidamente para hacer frente a alguna premura económica.
  • Vehículos que tuvieron pérdida total por las aseguradoras.
  • Remates que realizan las autoridades de vehículos o unidades requisadas a infractores.
  • Vehículos embargados o procedentes de personas que no pudieron hacer frente a sus deudas y pasaron a ser propiedad de bancos o entidades crediticias.

¿Cómo comprar un carro rematado?

Tal como se explica en El Financiero, primero, los asistentes interesados en adquirir algún lote dejan un depósito de aproximadamente 10% del valor del producto que les interesó del catálogo que se publicó por internet o por papel semanas antes del remate.

Posteriormente, los participantes reciben una paleta parecida a una raqueta de tenis, que les servirá para darse a notar cuando quieran hacer una oferta.

¿Qué tener en cuenta antes de comprar un auto rematado?

Ojo con el presupuesto: Aparte del monto máximo que pretendes ofrecer por un carro, debes considerar en tu presupuesto la comisión de la casa que realiza la subasta y los costos asociados al traspaso del vehículo a tu nombre.

Conoce el historial del auto: Descarga el Informe Autofact ingresando el número de placa del vehículo, para que puedas cerciorarte de sus usos anteriores, su kilometraje, el estado de sus papeles, registro de accidentes y antiguos dueños, entre otros aspectos.

Revisa el estado físico del carro: Si no eres experto en la materia, acude al remate junto a alguien que sepa de autos y mecánica. El proceso de cierre del trato es muy rápido en una subasta, por lo que debes estar seguro de lo que vas a adquirir.

Atento a los valores de mercado: En caso de que tengas claro el vehículo que quieres, compara ese modelo, el de un año anterior y uno posterior con distintos kilometrajes y características para tener una referencia de un determinado precio de mercado con el que puedas comparar el que se esté subastando.

Algunos sitios donde podrás encontrar unidades en remate:

SAE: Servicio de Administración y Enajenación de Bienes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de México.

Infored: Registro de proveedores de subastas

Comentarios