Leasing automotriz: ¿Qué es y cómo sacarle provecho?

En este post verás en qué consiste el leasing automotriz, cuáles son las ventajas que aporta, los principales requisitos que se solicitan para acceder a uno y de qué forma puedes sacarle mayor provecho.

¿En qué consiste el leasing automotriz?

En México existen diferentes maneras de lograr el financiamiento necesario para comprar un automóvil: un crédito automotriz convencional, un crédito inteligente, un autofinanciamiento grupal, financiamiento por agencia y ahorrar dinero suficiente para costearlo sin ayudas, son solo algunos de los mecanismos disponibles.

Sin embargo, hay uno que no hemos mencionado y que ha ganado bastante popularidad en el país en el último tiempo: nos referimos al arrendamiento de vehículos o leasing automotriz, una modalidad de financiamiento que opera hace años en territorio nacional.

En un principio, el leasing automotriz estuvo más enfocado en clientes empresas, pero dada la buena recepción de este tipo de servicios, las compañías prestadoras fueron abriéndose a ofrecerlo a todo tipo de personas que pudieran aprovechar los beneficios que ofrece a quienes necesitan un financiamiento rápido y sin contratiempos.

Así, hoy por hoy, puedes conseguir fácilmente un leasing automotriz, tanto si eres persona moral o física (con o sin actividad empresarial), siempre que cumplas los requisitos que establecen las compañías prestadoras o financieras, los que revisaremos a lo largo de este artículo.

¿Cómo funciona el leasing automotriz o arrendamiento vehicular?

En palabras simples, los que hacen estas compañías es arrendarte un auto (ya sea nuevo o usado), por un periodo de tiempo previamente acordado en el contrato (generalmente, entre 12 y 36 meses) y, al final de este, tienes la opción de devolverlo y terminar el contrato o quedarte con él, adquiriendo la unidad por el valor restante.

Lo anterior depende del tipo de contrato que firmes con la empresa que ofrece el leasing. Por lo general, estas empresas son instituciones financieras o concesionarias que operan con esta modalidad de financiamiento, ofreciendo dos tipos de contrato para leasing automotriz, que son:

  • Arrendamiento financiero: con este tipo de contratos debes pagar la renta del auto y, al finalizar el plazo establecido, tienes la opción de adquirir el auto, pagando solo el monto restante que queda por cubrir luego de ese tiempo.
  • Arrendamiento puro: en este caso, pagas las rentas del auto normalmente y al final lo puedes devolver, finalizando así el contrato de arrendamiento, o puedes renovar el contrato y adquirir un auto más nuevo aún.

De esta forma, el leasing automotriz ofrece una alternativa flexible y llena de beneficios para los interesados, tal como veremos en las próximas secciones, pues te permite adquirir un auto nuevo (en algunas compañías, también vehículos usados) sin las ataduras o altas exigencias que ponen los créditos vehiculares.

Requisitos para optar al leasing automotriz

Los requisitos y documentos que necesitas para solicitar un leasing automotriz dependerán, en gran medida, de la compañía con la que firmas contrato, puesto que cada una de ellas pone sus exigencias a quienes quieren acceder a este tipo de financiamiento

Lo anterior significa que estos requisitos pueden variar mucho, sin embargo, algunos que se repiten bastante entre los prestadores del servicio son los siguientes: 

1. Personas físicas

  • Identificación oficial
  • Formato de solicitud
  • Constancia de situación fiscal del Servicio de Administración Tributaria (SAT)
  • Estado de cuenta bancaria (3 meses)
  • Comprobante de domicilio

2. Personas morales

  • Constancia de situación fiscal del Servicio de Administración Tributaria (SAT)
  • Formato de solicitud del servicio
  • Acta constitutiva de la empresa con sello del Registro Público de Comercio
  • Poder del representante legal con sello del Registro Público de Comercio
  • Identificación oficial del representante legal
  • Estado de cuenta bancaria (3 meses)
  • Comprobante de domicilio

¿Cuándo conviene comprar un carro con leasing automotriz?

En los últimos años, en México se ha registrado un notorio aumento de empresas que ofrecen leasing automotriz, pero también en el número de interesados en este tipo de servicios financieros, debido a la oportunidad que esto representa tanto para personas como empresas.

Pero ¿cuándo conviene comprar un carro con leasing? Los que más se ven atraídos a estas formas de financiamiento son:

  • Empresas (personas morales) jóvenes, con poco presupuesto, que necesiten una flotilla a bajo costo y en poco tiempo para hacer crecer sus negocios. 
  • Personas y empresas que estén siempre a la vanguardia con los últimos modelos de la industria automotriz.
  • Interesados en comprar un vehículo, que no tengan ahorros para cubrir todos los gastos que implica un auto nuevo o usado.
  • Quienes quieran optar a adquirir la unidad una vez termine el contrato de arrendamiento, deduciendo parte del total a partir de la renta mensual que se paga por el tiempo que dure el contrato. 
  • Personas que no quieran conservar su vehículo por mucho tiempo.
  • Trabajadores de empresas que trabajan bajo contrato y se les permite el descuento por nómina de la renta del auto.
  • Quienes no quieran tener un vehículo a su nombre, por diferentes motivos. 
  • Empresas que entregan vehículos para la movilidad de sus trabajadores.

Sin embargo, estos son solo algunos de los grupos de personas que pueden aprovechar al máximo las ventajas que ofrece un leasing automotriz. En general, los beneficios que aporta este tipo de financiamiento son muy variadas, tal como verás con más detalle en la próxima sección. 

Ventajas y desventajas que ofrece un leasing automotriz

Entre las ventajas o beneficios que entrega el comprar un vehículo con leasing, vale destacar las siguientes: 

1. Cuida tu presupuesto:

En lugar de tener que pagar todo el costo de un vehículo, quienes optan por el leasing automotriz solo pagan un depósito inicial y luego los pagos mensuales, que suelen ser más bajos que ese primer depósito.

2. Mayor flexibilidad que otras formas de financiamiento:

Aspectos como la duración del contrato o el monto de las mensualidades son mucho más flexibles, es decir, permite acomodarse para satisfacer las necesidades del interesado.

3. Permite tener un vehículo sin comprarlo totalmente

Por medio de una mensualidad, tendrás derecho a usar el vehículo en renta por un tiempo establecido y no será necesario comprarlo, por lo que el proceso es más rápido y menos costoso.

4. Acceso a la última tecnología:

Si optas por un contrato de arrendamiento puro, puedes cambiar constantemente tu vehículo sin completar la compra, lo que te permite renovar el modelo y tener siempre la última tecnología presente en el mercado automotor. 

5. Beneficios fiscales: 

Si eres una persona moral o persona física con actividad empresarial, en algunas ocasiones el leasing permite deducir algunas contribuciones, como la deducción de pagos de arrendamiento a modo de gastos comerciales.

6. Servicios adicionales:

Muchas compañías de leasing automotriz ofrecen servicios adicionales que puedes solicitar a la hora de firmar el contrato de arrendamiento, como servicio de mantenimiento del vehículo o asistencia en ruta, seguros y otros.

7. Te liberas de las obligaciones de un propietario:

Como el auto se encuentra en renta, en este caso no existe una compra del vehículo, por lo tanto, la persona no tiene la necesidad de cumplir las típicas obligaciones vehiculares que se aplican a cada propietario de un carro (contratar un seguro de responsabilidad civil, pagar la tenencia, realizar la verificación vehicular, etc.).

Esto ocurre porque la empresa arrendadora es oficialmente la propietaria del carro en renta hasta que se finalice el contrato, siempre que en él se haya estipulado la opción de compra al final del periodo, por tanto, son ellos los encargados de tener todos los documentos del vehículo al corriente.

En cambio, por el lado de las desventajas de adquirir un vehículo con leasing automotriz, vale destacar las siguientes: 

  • El vehículo no estará a tu nombre a menos que optes por un arrendamiento financiero.
  • El monto inicial a pagar puede ser un algo elevado para clientes con menos presupuesto. 
  • Al final del periodo, en los contratos de arrendamiento puro no puedes quedarte con el automóvil, por más que quieras. 
  • En caso de optar por la compra del carro, también tendrás que pagar la diferencia entre lo que se ha pagado y el valor total del auto. 
  • No podrás vender la unidad si quieres recuperar el dinero.
¿Comprarás un carro usado?
Consulta su historial de placas actualizado en el Informe Autofact
user-vehicle
Autofact

¿Comprando un auto usado? Revísalo con el Informe Autofact

Si estás pronto a comprar un carro usado, te recomendamos que no te olvides de checar que todo esté en orden con sus documentos y obligaciones vehiculares, así como las multas y otros antecedentes que te servirán para evitar caer en estafas y otros riesgos típicos de la compraventa de unidades de segunda mano. 

Para eso existe el Informe Autofact, un completo reporte que te permite conocer:

No corras riesgos al comprar vehículos usados. Mejor conoce sus antecedentes y despeja las dudas, revisando su Informe Autofact.

Compartir
Subir